las mejores recetas desayunos

La base de un buen desayuno nutritivo debe ser proteínas de alta calidad y carbohidratos complejos. Un desayuno rico en proteínas es una necesidad absoluta, especialmente para las deportistas y las que quieren perder peso.

El cuerpo necesita las proteínas no sólo para la construcción de músculo, sino también para evitar que el cuerpo descomponga los músculos si no se suministran suficientes proteínas.

El cuerpo gasta mucha energía para digerir las proteínas, lo que hace que la quema de grasa sea muy fácil. Un desayuno rico en proteínas le mantendrá lleno durante mucho tiempo. Si el desayuno no lo mantiene lleno por mucho tiempo y su nivel de azúcar en la sangre está en una montaña rusa, el siguiente ataque de antojos no está muy lejos.

Receta y Beneficios de las barra de proteínas

Lo mejor es combinar alimentos ricos en proteínas (huevos, queso & Co.) con carbohidratos saludables de cadena larga (por ejemplo, de productos integrales), incluyendo muchas fibras dietéticas, que le proporcionan energía hasta el mediodía y aseguran que el nivel de azúcar en sangre sea lo más constante posible.

Ver Receta de Tortilla de Espinacas y Albahaca

Las grasas saludables también pertenecen a los desayunos, pero limítese a los ácidos grasos saludables como lo tiene el pescado (salmón!), el aguacate o las nueces (que pueden formar parte de un pan integral, para el desayuno).

Ver Receta de Rollitos de Salmón

Un pan integral untado con queso crema o cuajada proporciona los carbohidratos necesarios, incluida la fibra. Otras buenas fuentes de proteínas para un desayuno saludable son el requesón y el yogur (griego).

Pueden combinarse ingeniosamente añadiendo avena u otros copos de cereales, nueces, semillas (por ejemplo, semillas de chía, lino o cáñamo), miel y, por supuesto, fruta.